CREACIONES LITERARIAS

Escrito está en mi alma nuestro amor,

una historia como en un cuento de hadas,

con el profundo cariño que me das…

cada día desaparece tu inmenso dolor.

 

El dolor de tu pasado desaparece,

tu alegría siempre me transmites,

con tus ojos se resplandece

el dulce y bonito amor que tú sientes.

 

Porque cada parte de mi vida eres tú,

¿cómo explicar este amor? ¿Cómo?

¡Si todos los días me sonríes tú!

 

Es inexplicable el amor que sentimos,

un amor que es difícil de descifrar…,

como un problema sin sus números.

 

 

Miriam Luz Roig, 3ESO E

 

Hoy le escribo al amor,

al dolor del amor no correspondido

y aún así por tu amor respiro

y más más a este pobre enamorado.

 

Así es el amor, el amor loco,

amor de mí por vos y de vos por otro,

que si fuera capaz, yo por ti moriría

sólo por ver tu rostro día a día.

 

Nací sin saber hablar y no quiero morir sin saber decir

cuánto te quiero, lo feliz que sería al tenerte a mi lado.

No puedo ofrecerte dinero ni poder, pero sí fidelidad a tu ser.

 

Pero, por favor, no llores, que secarse las lágrimas no suprime dolores,

y es que tengo el corazón pequeño y el amor grande,

normal que me duela ver que no estás a mi alcance.

Carlos Escrivà Bosch, 3º ESO B

 

Siempre te querré aunque te vayas hoy.

Sin ti me quedaré toda mi vida.

A este mundo le diré que me voy, que nunca se curará mi herida.

 

¿Por qué me vas a dejar mañana

si yo te quiero con toda el alma?.

A mi alma le cantaré una nana

y te demostrará cuánto te ama.

 

Mañana no te volveré a ver más

y quiero decirte que no me dejes.

Espero que des marcha hacia atrás.

 

Espero que me llegues a comprender.

No sé cómo decirte que te quiero,

pues siempre tendré presente tu querer.

 

 

Jordi Machí Roig, 3º ESO B

 

 

 

 

¿Qué es la vida sino

el camino hacia la muerte?

¿Qué es la muerte sino

el segundo viaje?

 

La ninfa que habita en mí

es la luz de

un alma querida que me

guía con su amor.

 

Me guía hacia el segundo viaje

hacia una vida

llamada muerte querida.

 

Un sitio de alegría

para mí, sólo a mí.

Porque para la otra no lo es.

Mireia Roig Guillén, 3ESO E

 

 

Que haga un soneto dice Cristina,

no tengo ni idea de hacer un soneto,

aunque voy por el primer cuarteto,

tengo ganas de irme a la piscina.

 

Parece que estoy plagiando a Lope de Vega,

pero no sé qué otra cosa hacer.

Estoy cambiándolo de parecer,

y a lo mejor Cristina  no me pega.

 

Seguro que Rizal dirá que lo he plagiado,

pero no me he adelantado,

se van a quedar plasmados,

cuando vean que no es todo copiado.

 

Mientras todos lo han sacado de un escritor,

aquí estoy yo escribiendo sin descanso,

y deseando echar una siesta en el comedor.

 

Tania Valero Cabaleiro, 3ESO C

 

 

 

 

 

Tengo que empezar este soneto

pero todavía no sé por dónde.

Lo estoy haciendo por obligación 

y no finalizo ningún cuarteto.

 

Ahora, escribo todos los versos

que den final a esta actividad.

Intento finalizar con éxito

y por acabar tengo curiosidad.

 

¡Qué bien! Ya estoy en este terceto,

quiero acabarlo con rapidez,

pero debe tener mucha brillantez.

 

Me pensaba que era aburrido,

esto de escribir tantas palabras,

pero he matado las horas muertas.

 

Francesc Gallart Ten, 3º ESO C

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HISTORIAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 El lago donde vivían las ninfas, se estaba volviendo inhabitable: con la mirada cansada, triste y la voz quebrada y áspera hablaba, y de forma desesperada buscan un remedio.

 

El problema era la muerte, que susurraba a las ninfas. Revestidas con mantos, las ninfas lloraban, sentían la necesidad de escuchar a la miserable muerte y soltar lágrimas mientras llovía.

 

Miriam Luz Roig, 3ºESO E

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una áspera muerte, es lo que la miserable María sufrió. Su hermana Maribel, cansada y pensando que ya no había remedio, veía por la ventana llover. Sus lágrimas simulaban a la quebrantada lluvia, que caía con fuerza.

 

Su marido oía cómo claramente se escuchaban las tristes lágrimas de Maribel, cansada por la muerte de su hermana. Él, atento a su estado, le susurraba que esta casa se hacía inhabitable, por su muerte.

 

La mujer esperaba como se espera un buen hado, que Maribel abandonara su estado de desamparo, y hablaba a las hadas buenas, pues se acordaba de ellas como si fuera ayer.

 

La necesitada mirada de Maribel, entendía al más valiente. Revestida para saber, buscaba ninfas de la noche … cosa imposible. Pero soñar es gratis. Dicen.

 

 

Jordi Machí Roig, 3º ESO E

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Yo un día vi a la muerte: áspera, revestida de un manto polvoriento por el paso de los años, cansada, necesitada, miserable, triste, quebrantada, desesperada, que posó su mirada sobre la lluvia al llover en un paisaje inhabitable. Arrojaba lágrimas cuando escuchó a un ninfa susurrarle el remedio a sus males.

 

 

 

 

Ramón Fayos Díaz, 3ºESO B.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La lluvia golpeaba los cristales de la ventana, mientras Sara, sentada junto a ella, pensaba en el día anterior cuando paseaba por el parque.

 

Recordaba lo que le había contado aquel atrapador de historias. Era un viejo de estatura media, con pelo blanco, lo poco que le quedaba, y con ropa vieja que rara vez dejaba asomar las puntas de los pies. Se dedicaba a viajar por el mundo escuchando mitos y leyendas de la zona. Después lo anotaba todo en su cuaderno viejo y grueso que siempre llevaba en el bolsillo derecho de su viejo jersey.

 

Aquel día en el parque Sara lo vio sentado, como cada día, en el césped a los pies de un árbol, y sentía mucha curiosidad: Sara se encontraba con él día a día al volver del instituto. Siempre lo veía allí sentado, muy solo y con la misma ropa, aunque nunca tenía ni media mancha, ni siquiera un gramo de polvo encima.

 

Sara se acercó a él con un tono amistoso y le ofreció una de las rosquillas que le había comprado su abuela para merendar. El anciano levantó su cara dibujando una pequeña sonrisa en su cara, con un poco de dificultad y dejando escapar algunas arrugas en la comisura de los labios. Algo impulsó a la niña a sentarse a su lado, seguramente la seguridad que sentía, que era tanta que se le salía por los ojos medio cerrados dejando escapar una mirada fija en el anciano.

 

Entonces, sin más, el anciano empezó a contarle una historia, su historia, aquella que nunca antes había contado a nadie. Le extrañaba que contara la historia en tercera persona. Era como si él estuviera viendo los acontecimientos en ese momento. Sara no dudaba de que él era el protagonista.

 

“Nadie podía ayudar. Estaban perdidos. Los árboles caían. Las grietas del suelo eran cada vez más grandes y el coche permanecía inmóvil. Hasta que el gato entró corriendo. Por fin arreglarían el pinchazo. Estaba muy asustado, sólo era un niño, pero su padre le repetía una y otra vez: no te asustes, pronto llegaremos a casa .”

 

Al llegar, el muchacho entró corriendo en casa y se alejó unos metros de su padre, que intentaba darse prisa en encerrar el coche en el garaje. El niño cayó medio dormido en su cama, pero no tardó ni dos segundos en cerrar los ojos y caer en un sueño profundo. Soñó que unos cuentacuentos lo encerraban en su nave con la pretensión de que fuera su sucesor. El niño se sentía solo, pero no tenía miedo.

 

Una ráfaga de aire cálido y húmedo abrió la puerta, que apagó la única vela que le quedaba. La habitación se llenó de oscuridad y la piel se le erizó. Por fin oyó un ruido. Llevaba días y días esperando que sus tímpanos se mecieran en sus oídos. Dos semanas prisionero en la nave era más de lo que se podía soportar.

 

Cuando el niño despertó, sintió que el sueño había sido muy real y que tenía que cumplir el deseo de los cuentacuentos. Fue ahí cuando empezó su gran aventura.

 

Sara, tras oír aquella historia, supo que nunca más volvería a sentirse sola. Compraría un cuaderno en el que escribiría sus aventuras y, quizá también podría contarlas a …. Pero esto es ya otra historia.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s